Cuando nos disponemos a comprar un coche de segunda mano, una de las grandes dudas que nos aparece es si verdaderamente el vehículo que queremos se encuentra en perfectas condiciones o si puede generar problemas. En ese caso, que suele ser el mayoritario, debemos actuar: hay que pedir un informe DGT de vehículo.

No basta con pedirle al vendedor el poder llevar su vehículo a un taller de confianza para que nos dé el ‘ok’ definitivo de que el coche está en buen estado. Siempre puede haber fallos ocultos o cosas que desconozcamos. Por eso, con el objetivo de acabar con esas dudas y realizar la compra totalmente convencido, en Traspacar aconsejamos actuar de dos formas complementarias. La primera que deberíamos hacer es la de pedir el informe DGT del vehículo en cuestión, para obtener todos los detalles históricos del coche y así conocer más sobre el trato que puede haber recibido éste.

Y la segunda, tras el informe DGT del vehículo, es importante contratar un seguro de garantía mecánica que nos cubra las espaldas en caso de que aparezca algún fallo en el coche tras comprarlo y que el vendedor no se haga cargo de arreglarlo. En este artículo nos centraremos en el primer apartado, el del Informe, destacando una de las grandes novedades que nos encontramos en él desde marzo de este 2019, el historial de reparaciones que tiene. Un paso adelante en el informe de la dgt del vehículo.

Un paso adelante en el informe DGT del vehículo

La DGT, para ofrecer una mayor información al comprador de un coche de segunda mano, decidió incluir desde el pasado mes de marzo en el famoso informe DGT del vehículo también las reparaciones que se le ha tenido que realizar desde su primera matriculación.

Todo ello, después del acuerdo al que llegaron la Confederación Española de Talleres (CETRAA) y la propia DGT, que consiguió que desde marzo todos los talleres enviaran la información que almacenaban de las reparaciones efectuadas, con los respectivos datos de cada coche, para que aparezcan en el citado informe. De esta manera, la DGT quiso aumentar la transparencia de las transacciones, especialmente entre particulares, para conocer todas las veces que ha tenido que pasar por el taller el vehículo que vamos a comprar y conocer así los daños que ha tenido, los motivos de los problemas y su periodicidad, algo que puede ser clave para que finalmente nos decidamos por comprar o no el coche que estamos investigando.

Así, con dicho cambio en el informe DGT del vehículo se quiso acabar con las sorpresas negativas que muchos compradores de segunda mano han podido tener tras adquirir un coche de un particular, y que el comprador tenga mucha más seguridad a la hora de obtener un vehículo, algo que no puede hacer más que favorecer la transparencia de todas las transacciones y así, aumentar las transacciones que se produzcan en dicho sector en todos los segmentos.

Cabe destacar que en este informe DGT del vehículo, como novedad, no solo aparecen las reparaciones, también podremos ver todos los trabajos de mantenimiento realizados en un taller, algo también trascendental para conocer la historia de un vehículo en el que estamos interesados.

Toda esta información adicional que podemos encontrar en el informe DGT del vehículo es la que ha sido gestionada por la CETRAA a través del proyecto IDEX Libro Taller, que inició la DGT para crear una base de datos con el historial detallado de cada coche o moto que haya pasado por un taller en algún momento.

¿Quién puede consultar el informe DGT de un vehículo?

En este proceso, cabe destacar que no es necesario indicar al vendedor que vamos a pedir el informe DGT del vehículo que nos interesa. Y es que dicha información no es única y exclusiva para el propietario del coche: la puede pedir cualquiera. Este Informe puede ser consultado por la persona que lo desee a través de la DGT, con el pago correspondiente, a través de la página web de tráfico.

No obstante, para evitar gestiones y pérdida de tiempo, cada vez más personas lo hacen a través de Traspacar, puesto que se encarga de facilitarlo de forma fácil y sencilla sin necesidad de que tengas que preocuparte de nada más que recibir el informe DGT del vehículo.

¿Informe DGT del vehículo reducido o detallado?

Es importante destacar que hay dos tipos de informe DGT de vehículo. El informe reducido, y el detallado. En el reducido, que podemos adquirir de forma gratuita a través de la sede electrónica de la DGT, podremos conocer información muy básica como la matrícula, la marca, el modelo, la fecha de la primera matriculación, el combustible y el estado. En este último apartado, el estado, solo indica si está “sin incidencias” o “con incidencias”, aunque en caso de tenerlas, no indica de qué se trata, pudiendo ser por múltiples cuestiones como la falta de algún trámite, una baja, una multa, u otras cuestiones que podrían impedir el realizar el cambio de titularidad.

Pero para conocer más información concreta y evitar cualquier fraude a la hora de comprar un vehículo de segunda mano, tendremos que pedir el informe DGT de vehículo detallado, en el que aparece el historial de reparaciones del que hemos hablado en este artículo.

Junto a esta información, en el informe DGT del vehículo detallado podremos consultar otros aspectos muy relevantes como la identificación del vehículo, impuestos, datos del seguro, historial de titulares (muy importante para saber por cuántas manos ha pasado el coche y con cuánta frecuencia), historial de inspecciones técnicas, historial de lecturas de cuentakilómetros (podremos saber si el cuentakilómetros ha sido o no manipulado), historial de bajas y otros datos.

¿Es necesario pedir un informe de la DGT al comprar un vehículo?

Así pues, queda claro que para cualquier posible comprador de un vehículo de segunda mano, es totalmente primordial el pedir el informe DGT de vehículo detallado. Evita riesgos innecesarios y hazlo de forma fácil y sencilla solicitando dicho informe de manera rápida a través de Traspacar. Compra de forma segura. Hazlo convencido.