Como ya te hemos explicado en el blog de Traspacar, próximamente entrarán en vigor los cambios en la normativa de Tráfico 2021. Entre las múltiples modificaciones que se efectuarán en la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, están también las que afectan a puntos actuales de la ITV. Por ese motivo, en breve la DGT enviará una carta de aviso a los conductores que tengan que pasar la ITV de nuevo aunque ya lo hayan hecho con anterioridad, lo que supondrá un gasto extra para estos usuarios. Así pues, la DGT obligará a miles de conductores a pasar otra vez la ITV

El motivo no es otro que los cambios que se han introducido en la normativa respecto a la ITV. Ejemplo de ello es que la nueva ley obliga a que los coches que fueran declarados ‘Siniestro total’ tras verse envueltos en un accidente, tengan que volver a para la inspección técnica de vehículos de forma obligatoria para verificar y certificar que el coche ha sido arreglado correctamente y que ese vehículo está en el correcto estado para poder volver a circular.

Al pasar otra vez la ITV, la DGT quiere evitar que haya coches en circulación sin estar en buen estado, para así reducir la tasa de siniestralidad y la probabilidad de que haya un accidente.

Así pues, si tuvo un accidente con su vehículo por el que el coche fue declarado siniestro total, y ya vuelve a circular con él tras su reparación, debe saber que aunque no tenga la ITV caducada, si no la ha superado con fecha posterior al accidente, deberá pasar otra vez la ITV para certifica que el vehículo fue arreglado de la forma correcta y que está en buen estado.

Para ello, próximamente recibirá una carta de la DGT con esta petición detallada a su domicilio.

La DGT obligará a miles de conductores a pasar otra vez la ITV en el caso de que hayan sufrido un siniestro total y no hayan hecho esa inspección después
La DGT obligará a miles de conductores a pasar otra vez la ITV en el caso de que hayan sufrido un siniestro total y no hayan hecho esa inspección después

Cambio normativo en la ITV con la nueva ley:

La nueva Ley obliga a que un conductor haya pasado la ITV de su vehículo con fecha posterior a la declaración de un siniestro total. La obligación de pasar otra vez la ITV tras un siniestro total permite que la DGT esté segura y tenga constancia de que el coche ha sido reparado correctamente.

Así, la DGT también podrá identificar que el coche vuelve a circular correctamente y que no se produce un caso de infracción por lo que se conoce como ‘coche zombie’, es decir, que haya vuelto a la circulación sin cumplir con todos los requisitos que marca la ley.   De esta forma, la DGT conseguirá mejorar así la transparencia del mercado de segunda mano y de vehículos de ocasión, ya que esto permitirá que quede constancia de dicha ITV en los documentos del vehículo para que el futuro comprador pueda ser consciente de ello.

Otra modificación que afecta a la ITV: coches del Reino Unido

Este Real Decreto también llega con otra modificación importante relacionada con la ITV, en concreto, para los coches importados del Reino Unido y para los vehículos exportados fuera de España.

Debido al Brexit, con la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, los coches del Reino Unido que vayan a matricularse en España serán vistos por parte de las estaciones de la ITV como coches “procedentes de terceros países”.  

Pasar la ITV otra vez a los vehículos de exportación

Pero eso no es todo. También habrá cambios en los requisitos de exportación de vehículos a otros países. Lo primero que será de obligado cumplimiento será superar la ITV para exportar un vehículo de más de 4 años de antigüedad desde su primera matriculación. También deberán pasar la ITV de forma obligatoria todos los coches que han sufrido una avería importante en un elemento de seguridad del vehículo.

La DGT obligará a pasar otra vez la ITV también antes de exportar un vehículo
La DGT obligará a pasar otra vez la ITV también antes de exportar un vehículo

De esta manera, los vehículos deberán pasar otra vez la ITV antes de ser dados de baja por exportación o por tránsito comunitario.

Después de pedir la baja definitiva, los propietarios de los coches tendrán un plazo máximo de tres meses para sacar el coche del país.

Todo ello tiene dos objetivos claros. El primero, evitar que se produzcan fraudes y finalmente estos vehículos dados de baja se queden en España y circulen por nuestras carreteras sin estar dados de alta. Es decir, sin cumplir con la ley. Y el segundo, evitar que coches que no cumplen con los requisitos de la ITV puedan salir a otros países, ya que se trata de vehículos inseguros que pueden causar accidentes en otros lugares fuera de España.

Si una vez superados estos tres meses tras la petición de la baja definitiva en el Registro de Vehículos y la salida del vehículo del país, el coche todavía está en España, Tráfico procederá de oficio a darlo ora vez de alta en el Registro General de Vehículos de la DGT de forma automática.