Cuando te compras un coche de segunda mano, siempre surgen unas dudas que no dejan de perseguirnos en el camino hasta la decisión final: ¿El coche está realmente en buen estado? ¿Tendrá algún fallo mecánico que no pueda ver? Por naturaleza humana, solemos desconfiar del vendedor, y es que aunque éste nos asegure que el vehículo está en perfectas condiciones, en general, siempre solemos pensar en posibles averías que se nos puedan estar escondiendo. Pero lo que muchos no saben es que, para que dichos miedos se corten de raíz, los usuarios disponen de una solución: el seguro de garantía mecánica.

Cabe recordar que en caso de comprar el vehículo en una concesionario profesional de ocasión, nos ampara la Ley de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo, que hace que el coche o moto tenga una garantía de un año para cualquier fallo mecánico que se detecte después de la compra. Sin embargo, la situación es muy diferente cuando la transacción se realiza entre particulares, y es por ello que el seguro de garantía mecánica es tan esencial, como indican muchos medios generalistas de prestigio en sus artículos.

¿Qué garantía tiene un coche que se compra a un particular?

En el caso de comprar un coche de segunda mano a un particular, el comprador estará amparado por los artículos 1484 y 1461 del Código Civíl, aunque en ambos casos, con claras excepciones que hay que tener muy en cuenta, y a las que solo podremos recurrir en el periodo que va desde el día de la transacción hasta los 6 meses posteriores.

En primer lugar, el artículo 1484 tiene que ver con los vicios o defectos ocultos, así como defectos internos o graves” e indica que el vendedor “no será responsable de los defectos manifiestos o que estuvieran a la vista, ni tampoco de los que no lo estén, si el comprador es un perito que, por razón de su oficio o profesión, debía fácilmente conocerlos”.

Mientras que el artículo 1461 indica que “el vendedor está obligado a la entrega y saneamiento de la cosa objeto de la venta”. Por ello, en caso de detectar una avería de este tipo una vez comprado el vehículo, el vendedor está obligado a repararlo. Pero atención: no pasa siempre, y es en ese punto en el que cobra especial importancia el seguro de garantía mecánica.

Esta regulación tiene muchos matices. Y es que para que el vendedor se haga cargo de la avería, tiene que quedar muy claro que el defecto era algo que se debería haber arreglado con anterioridad, que era anterior a la compra, y que este fallo realmente imposibilita el uso del vehículo o lo empeora respecto a las condiciones normales. Algo por lo que, de haberse conocido antes, el comprador no habría realizado la transacción o hubiera reducido su oferta económica.

Sin embargo, siempre pueden surgir discrepancias. Y es ahí cuándo la mayoría se hace una pregunta: “¿Por qué no contraté un seguro de garantía mecánica?” El vendedor no se debe hacer cargo de aquellos vicios o defectos que hayan surgido después de la compra. Y ello hace que en caso de un problema, el vendedor pueda asegurar que dichos problemas no los sufría con anterioridad y pueden ser fruto del uso posterior del comprado, y por lo tanto, de su responsabilidad.

Así pues, para evitar debates, malentendidos y tiempo perdido, los compradores cada vez más están optando por la tranquilidad que le aporta una póliza de seguro de garantía mecánica. Sin duda, la mejor solución, puesto que siempre tendremos asegurada la reparación de nuestro vehículo en caso de que el vendedor no asuma el coste de la avería por no poderse demostrar que dicho problema era anterior a la compra.

¿Qué se necesita para contratar un seguro de garantía mecánica?

Normalmente, si acudes a una aseguradora convencional, el poder realizar un seguro de garantía mecánica no es un proceso tan rápido y sencillo como podríamos esperar.

Las compañías, generalmente, necesitan primero que el coche pase una revisión en un taller mecánico autorizado para ello o que un concesionario oficial realice un diagnóstico del estado del vehículo. Todo ello, no hará más que aumentar el tiempo perdido y dificultar la gestión de compra de vehículo.

Por ello, en Traspacar, persiguiendo nuestro gran objetivo de ofrecer los mejores servicios a los conductores, tras muchos meses de estudios y de análisis de las necesidades de los usuarios a través de nuestros profesionales, hemos lanzado un nuevo servicio de ‘Seguro de garantía mecánica’ que te permitirá ahorrar mucho tiempo y posibles dolores de cabeza.

Como en todos nuestros servicios, facilitamos al máximo la gestión, puesto que en Traspacar ofrecemos la oportunidad de conseguir un seguro de garantía mecánica de la forma más fácil y sencilla de mercado, a través de nuestra web, tan solo rellenando el formulario correspondiente.

Este nuevo servicio ha surgido después de que en Traspacar lográramos un gran éxito en nuestro producto estrella, el de cambio de nombre de tu coche o moto, que ha facilitado dicho trámite a miles de personas en este último año.

A partir de ahí, con la voluntad de facilitar todo tipo de trámites y documentación de los vehículos a todos los conductores, Traspacar no solo ha lanzado el nuevo servicio de seguro de garantía mecánica, también otros muy importantes como el de solicitar el informe de la DGT, la matriculación de un coche nuevo, lograr la notificación de venta de un vehículo, pedir el alta de coche o moto online o la baja de coche o moto online, así como la posibilidad de contratar un seguro, que también puede ser temporal.

¿Por qué es tan importante el seguro de garantía mecánica?

Así pues, tras detallar la regulación que ampara al comprador de un vehículo, queda claro que contratar un seguro garantía mecánica debe ser algo importante a tener en cuenta a la hora de comprar un coche o moto. ¿Qué beneficios nos aporta?

Nos permite estar seguros en nuestro proceso de compra, hace que en caso de que el vendedor no se haga cargo de los problemas del vehículo en los 6 meses de garantía que nos otorga la ley, podamos repararlo sin problemas mediante nuestra póliza. Y además, en función del tiempo que decidamos contratar dicho seguro, en caso de que sea superior a 6 meses, podremos alargar nuestra tranquilidad puesto que estaremos cubiertos ante posibles riesgos.

Eso sí, cabe recordar que este seguro de garantía mecánica no nos cubrirá aquellos elementos que hayan sufrido un desgaste de forma natural como puede ser el embrague, los discos de freno, las ruedas, las llantas, las pastillas, puesto que dicho seguro tiene el objetivo de evitarnos problemas en relación a averías mecánicas graves y vicios ocultos del coche que provienen del vendedor.