¿Qué hacer con un coche al que ya no usas? Son muchos los conductores que se hacen esa pregunta y en este artículo de Traspacar le daremos respuesta. Por lo general, habrá que escoger entre dar de baja definitiva el vehículo o decantarte por la baja temporal.

Si dispones de un coche o moto pero no lo utilizas para circular, debes saber que si está dado de alta en la DGT, aunque no lo uses, estás obligado a pagar el impuesto de circulación del Ayuntamiento correspondiente, tener la ITV al día y haber contratado un seguro. Por eso, si no lo utilizamos, puedes evitar todos estos costes dando de baja el vehículo, ya sea de forma temporal o definitiva, en función de tu caso.  

En primer lugar, lo primero que tienes que pensar si en un futuro podrás darle uso a dicho vehículo. Es decir, si tienes un coche que tiene una gran avería a la que no puedes hacer frente económicamente actualmente pero podrás hacerlo en un futuro, la solución más recomendable es la baja temporal.

O por ejemplo, si te vas a vivir al extranjero y no vas a usar el coche por un tiempo pero estás seguro de que vas a regresar y podrás hacerlo en un futuro, tu solución también será la baja temporal.

Baja vehículo: Baja definitiva o temporal
Baja vehículo: Pídela en Traspacar de forma fácil y rápida

Pero hay en muchos otros casos en que deberás escoger la baja definitiva de tu vehículo.

¿Por qué dar de baja definitiva un vehículo?

Pedirás la baja definitiva de tu vehículo si se trata de un coche o moto que sabes que ya no vas a volver a utilizar nunca más por diferentes cuestiones, ya sea porque tiene demasiados daños y repararlo no te sale a cuenta, o porque te vas a ir a vivir al extranjero a largo plazo y sabes que jamás vas a volver a utilizar ese vehículo. O simplemente, porque crees que ha llegado la hora de acabar con la vida del coche o moto en cuestión.

Pasos para dar de baja definitiva un vehículo

El proceso para dar de baja definitiva un vehículo es gratuito. Para ello, deberás llevar el coche o moto que quieres dar de baja definitiva a un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos, o simplemente, al desguace que prefieras. Será ahí donde puedas iniciar los trámites.

En estos puntos, como propietario recibirás un certificado de destrucción del vehículo y un justificante de la baja definitiva. Será importante que conserves este documento para evitarte cualquier problema futuro, por si el desguace o centro no avisa debidamente a la DGT y al Ayuntamiento de la baja de tu vehículo.

En este sentido, una vez dado de baja definitiva, puedes comprobar que realmente el proceso se ha realizado correctamente verificando tu justificante de baja.

Así pues, los pasos a seguir serán solo 2:
1. Llevar el vehículo al Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos o al desguace.
2. Tramitar la baja definitiva en dicho punto.

Cabe destacar que no podrás realizar la baja definitiva de tu vehículo si tu vehículo está precintado u embargado. Por lo tanto, para pedir la baja definitiva deberás cancelar el precinto antes de iniciar los trámites.

Además, hay que remarcar que si tienes un coche o moto de más de 25 años considerado ya legalmente como vehículo histórico, también podrás tramitar una baja definitiva especial para este tipo de vehículos.

La excepción de los vehículos históricos

Si dispones de un vehículo declarado como histórico, podrás evitar su destrucción y que sea utilizado como pieza de colección o museo mediante la baja definitiva de vehículos históricos.

¿Cómo tramitar la baja de vehículo histórico?

El proceso de tramitación de la baja de un vehículo histórico es algo más complejo puesto que dicha baja se deberá realizar a través de la Jefatura de Tráfico que te corresponda, presentando la siguiente documentación:

  • Presentar la solicitud del impreso oficial de baja definitiva de vehículo histórico debidamente cumplimentada.
  • Presentar el DNI o, en el caso de una empresa o persona jurídica, la tarjeta de identificación fiscal.
  • Presentar la documentación del vehículo original o una declaración responsable en la que se acredite que no dispones de esta documentación.
  • Acreditar el valor histórico del vehículo con su correspondiente documentación.