Existen algunos elementos únicos que nos ayudan a identificar cada vehículo. La matrícula es el más popular, pero otro al que debemos prestar mucha atención es el número de bastidor.

También conocido como VIN o número de chasis. El número de bastidor contiene toda la información que podría necesitar el titular del vehículo o cualquiera de los interesados en adquirirlo en una compraventa de segunda mano. Se trata de un número único con 17 caracteres cuya interpretación nos proporciona algunos de los datos más importantes del vehículo.

Se puede acceder a este número a través de la documentación del vehículo. Está indicado tanto en la ficha técnica (junto con otros datos técnicos) y en el permiso de circulación. Pero también en las póliza del seguro o en el informe oficial de la DGT.

Además, podemos acceder a él a través del propio vehículo. Puede estar ubicado en distintas partes del mismo. La más común es el salpicadero o en un adhesivo en la puerta del piloto. De forma excepcional, algunos vehículos lo sitúan sobre el motor o el capó del mismo.

Para que sirve el número de bastidor

La principal función del número de bastidor es revelar datos técnicos e históricos del vehículo. Si estás pensando comprar un coche o una moto de segunda mano, puede resultarte muy interesante descubrir todo lo que revelan sus 17 caracteres.

Gracias a la interpretación de este número podemos descubrir información técnica e histórica. Por ejemplo, el año de fabricación del vehículo, su marca y modelo, en qué lugar y fecha fue fabricado o su tipo de carrocería. Pero también cuándo ha superado las inspecciones, cómo se pagó, sus accidentes o cambios de titularidad.

Solicitar informe DGT para conocer más datos

Para acceder a toda esta información podemos solicitar un informe completo de las DGT. En este, se específica toda esta información de forma completa y concisa. Se puede solicitar desde la web de informe DGT de Traspacar.

el-número-de-bastidor-en-el-informe

Instrucciones para descifrarlo

¿Qué significa cada carácter del número de bastidor?

En España, se utiliza el modelo de VIN europeo. No obstante, existe también el formato estadounidense. Dependiendo del fabricante, el vehículo tendrá un modelo u otro.

En el caso del europeo encontramos 17 caracteres. De ellos, podemos extraer la siguiente información:

  • La primera cifra se refiere el país donde fue fabricado.
  • El segundo elemento es una letra que corresponde a la marca (si es Volkswagen, por ejemplo, se indicará con una W).
  • El tercer carácter corresponde al fabricante.
  • Entre el cuarto número y el novelo, encontramos la serie. La combinación de estos elementos se distribuye entre 3 letras – 1 número – 2 letras.
  • La décima cifra hace referencia al año al que corresponde el modelo.
  • La posición undécima es para la planta de fabricación.
  • Los últimos 6 números nos aportan el número de producción.

Un arma para evitar fraudes

Si estamos pensando comprar un coche o moto de segunda mano una de las mejores prevenciones para evitar ser estafados es comprobar el número de bastidor del vehículo. De esta manera descubriremos si la información que nos da el vendedor es correcta, si todo está en regla y no se trata de un vehículo robado.

Una primera medida para detectar si se trata de un vehículo robado es comprobar que el número de bastidor que encontramos en la ficha técnica coincide con el que encontramos en el coche o moto. Si este número se encuentra ilegible, hay que desconfiar de la procedencia del vehículo.

Antes de comprar un vehículo de segunda mano, es muy recopilar el máximo de datos posibles de él. Evitar ser estafados nos ahorrará muchos quebradores de cabeza o asumir costes judiciales y administrativos adicionales.