Antes de comprar un vehículo de segunda mano, es esencial conocer si hay algún motivo que pueda impedir la correcta transferencia del coche por parte del vendedor al comprador. En este caso, nos referimos a los precintos. Imagínate que compras un coche, y sin saberlo, tiene un embargo que posteriormente deriva en un precinto. Podrías tener muchos problemas. O por el contrario, podría ser el caso de que seas el vendedor y desconozcas que tienes una deuda impagada que puede acabar en precinto, algo que complicaría la venta del vehículo. Por todo ello, en este artículo de Traspacar te detallamos cómo puedes descubrir si un coche tiene precinto de forma fácil y rápida.

¿Cómo detectar si un coche está precintado? Con el Informe DGT

Tanto si eres el comprador, como el vendedor del coche, para evitar problemas en la transferencia del vehículo, deberás cerciorarte de que dicho vehículo no tiene ningún precinto. ¿Cómo informarte si un coche tiene precinto? La respuesta es muy fácil, a través del Informe DGT.

A través de este informe podrás obtener este documento oficial de la forma más veloz del mercado y de la manera más ágil, ya que no tendrás ni que moverte de casa.

¿Cómo saber si un coche tiene precinto? Solicita tu Informe DGT completo en Traspacar
¿Cómo saber si un coche tiene precinto? Solicita tu Informe DGT completo en Traspacar

Tan solo deberás acceder a la web de Traspacar, entrar en el servicio ‘Informe DGT’, rellenar en unos segundos el formulario inicial y realizar el pago del servicio. A partir de ese instante, los profesionales de Traspacar tramitarán la petición para que tengas el Informe DGT de la manera más rápida.

¿Quién puede solicitar el Informe DGT para conocer si un coche tiene un precinto?

Tanto comprador, vendedor, como cualquier otra persona pueden solicitar el Informe DGT de un vehículo. Para hacerlo no hace falta ser el propietario. Lo único que necesitarás para solicitar el Informe DGT es conocer la matrícula del vehículo.

El Informe DGT puede evitarte muchos problemas. Como comprador de un vehículo de segunda mano, a través del Informe DGT podrás conocer si el coche tiene precintos, acumulación de multas graves o muy graves impagadas, embargos, reserva de dominio, la ITV caducada o si el conductor no ha pagado el Impuesto de Circulación.

También podrás conocer datos oficiales que te podrán dar pistas muy importantes sobre el estado del coche, como su historial de mantenimiento en taller, los kilómetros, el número de propietarios y otros muchos datos clave.

Como vendedor, podrás conocer si hay algún impedimento que desconozcas para su venta. Ello te permitirá poner a la venta el vehículo con total confianza de que no habrá ningún problema para cerrar el trato con el comprador.

¿En qué consiste el precinto?

Para conocer toda la información detallada sobre el precinto, puedes consultar el artículo del blog de Traspacar ¿Se puede transferir un coche con precinto?. Allí podrás encontrar muchas de las respuestas que estás buscando.

¿Cómo saber si un coche tiene precinto? Solicita tu Informe DGT completo
¿Cómo saber si un coche tiene precinto? Solicita tu Informe DGT completo

No obstante, si no te quieres mover de este artículo, te explicamos lo básico. Lo primero que debes saber es que el precinto, como sucede con el embargo, es una consecuencia del impago de una deuda. Esta deuda puede ser con una entidad financiera (como podría ser un préstamo) o una deuda con la administración pública (por ejemplo, el impago de algún impuesto).  

¿Es lo mismo el embargo que el precinto?

El embargo y el precinto son cosas distintas. Ambas son consecuencias directas del impago de una deuda, pero si tu coche tiene un embargo podrás seguir circulando. Mientras, si tu vehículo tiene un precinto, no podrás circular.

¿Se puede comprar o vender un coche con precinto?

La ley permite que un coche con precinto sea transferido, pero con unas condiciones claras: El vendedor tiene la obligación de informar al comprador del vehículo de segunda mano de su situación. El comprador deberá aceptar el precinto mediante un documento firmado que se presentará a la DGT para realizar el cambio de nombre de coche.

Si el comprador acepta el precinto del vehículo mediante un documento firmado, estará asumiendo la responsabilidad del mismo. Así pues, a partir de ese momento, el comprador del coche deberá será el encargado de cancelar ese precinto para poder circular con el vehículo.

Comprador y vendedor podrán realizar la transferencia de vehículo, pero la DGT no emitirá el nuevo permiso de circulación para el nuevo propietario hasta que dicho precinto esté cancelado.

«Si la transmisión afecta a un vehículo sobre el que previamente se haya acordado el precinto por una autoridad judicial o administrativa inscrito en el Registro de Vehículos, la Jefatura de Tráfico efectuará el cambio de titularidad, sin expedir un nuevo permiso o licencia de circulación, debiendo notificar la existencia de dicha traba al adquirente, y la identificación y domicilio de este a la autoridad que lo acordó».

Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Vehículos.